Semana 46

Sebastian Vielma
9 min readNov 19, 2022
PHOTO: SETH WENIG/ASSOCIATED PRESS

Amigos y clientes:

Tras las perspectivas de menor inflación en el mes de octubre, las reacciones positivas para los instrumentos de renta variable se han mantenido a pesar que la semana cerró con los principales índices a la baja. Los administradores de activos e inversionistas están prestando mayor atención a los movimientos que se pudieran producir en el mercado de renta fija, teniendo como meta maximizar los rendimientos de los portafolios con las perspectivas de política monetaria por parte de la Fed para los siguientes años.

En el comentario de esta semana están los movimientos y principales catalizadores para los índices norteamericanos, el desempeño de los bonos del Tesoro y algo más.

En el mercado

Las acciones terminaron el viernes en terreno positivo, coronando una semana tumultuosa con los inversionistas evaluando las perspectivas de las tasas de interés.

El S&P 500 ganó 18.78 puntos lo que es igual a un (+0.5%), alcanzando los 3,965.34 puntos, mientras que el Nasdaq Composite subió 1.10 puntos (+0.1%) para terminar en 11,146.06 puntos. El Promedio Industrial Dow Jones escaló 199.37 puntos (+0.6%) logrando estar en la banda de los 33,745.69 puntos. Los tres índices han concluido a la baja en dos de las últimas tres semanas.

De los 11 sectores dentro del S&P 500, nueve subieron en la sesión del viernes. Las acciones de energía y servicios de comunicaciones fueron las que mostraron rezago.

Una desaceleración en la inflación hizo que las acciones subieran la semana pasada, y el dólar y los rendimientos de los bonos retrocedieron. El S&P cerró la semana pasada su mejor tramo desde el verano. Pero en los últimos días, las esperanzas de que la Reserva Federal retroceda en su campaña de aumentos agresivos de las tasas de interés se han desvanecido ligeramente.

Los funcionarios del banco central, incluido el presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, defendieron esta semana que se deben seguir aumentando las tasas para frenar una de las más altas inflaciones de décadas. Bullard dijo el jueves que la tasa de referencia de la Fed podría subir más de lo que esperan los operadores de futuros de tasas de interés.

Mientras tanto, los sólidos datos del mercado laboral y las ventas minoristas sugirieron que la economía tiene mucho camino por recorrer antes de que los costos más altos de los préstamos provoquen el tipo de recesión que podría llevar a la Fed a revertir el rumbo. Todo eso ha causado nerviosismo en el mercado de valores, aunque el S&P 500 todavía está un 11% por encima de su mínimo reciente del 12 de octubre.

En el frente económico, las ventas de viviendas existentes en Estados Unidos cayeron por noveno mes consecutivo en octubre, ya que las altas tasas hipotecarias sacaron a los compradores del mercado.

Diversos analistas sugieren que la inflación será de alrededor del 3% al 4% en 2023. Planea continuar manteniendo valores del Tesoro protegidos contra la inflación y acciones dentro de los sectores de metales preciosos y energía, que tienden a funcionar mejor en tiempos inflacionarios.

Si bien la atención de los inversionistas está directamente en la Fed y la inflación, algunos administradores de dinero ven una amenaza separada en una caída en los pronósticos de ganancias de los analistas durante el próximo año.

Además de la angustia, los rendimientos del Tesoro se invierten, con costos de endeudamiento del gobierno de Estados Unidos a corto plazo por encima de los rendimientos a largo plazo. Esa dinámica, en el pasado, a menudo ha sido predictiva de una recesión.

El rendimiento de la nota del Tesoro a 10 años subió a 3.817% desde el 3.774% del jueves.

En su mayoría los inversionistas esperan que la Fed deje de subir las tasas a principios del próximo año, pero que las mantenga elevadas durante algún tiempo. Eso podría seguir desafiando a las acciones, en particular a las que tienen valoraciones elevadas.

Las expectativas para el S&P 500 es que suba a 4,150 para fines de este año, tomando en consideración datos históricos de que las acciones tienden a mejorar durante las vacaciones de Navidad. Eso sería aproximadamente un 4.5% más alto que su nivel actual.

En cuanto a acciones en particular, Ross Stores (ROST) subió $9.66 dólares (+9.9%). El operador de tiendas minoristas y de accesorios para el hogar con descuento elevó su guía para el cuarto trimestre y superó las previsiones de ventas y ganancias.

Las acciones de Grindr (GRND) subieron más de $24.87 (214%), después de que la red social y la aplicación de citas centrada en LGBTQ completara su fusión con la empresa de adquisición de propósito especial (SPAC) Tiga Acquisition Corp.

Para las materias primas, el Brent, la referencia mundial del petróleo, cayó un (-2.4%) terminando en $87.62 dólares el barril, siendo está su segunda semana consecutiva a la baja. Los precios del petróleo se han visto afectados por la caída aún mayor de la demanda en China, el mayor consumidor de materias primas del mundo, debido a un aumento en los casos de covid-19.

La turbulencia en la industria de los cripto activos causada por la caída del broker FTX no se ha filtrado en los mercados financieros más amplios. El viernes, las criptomonedas se mantuvieron relativamente estables.

Por otro lado, los mercados europeos se recuperaron después del retroceso del jueves. El Stoxx Europe 600 ganó un 1.2%, liderado por las acciones de empresas de servicios públicos y automotrices. Las acciones en la región han subido desde fines de septiembre, impulsadas por la caída de los precios del gas natural y la disminución de las preocupaciones sobre la escasez de energía este invierno.

Bonos

Los inversionistas y administradores de renta fija han estado experimentando lo que podría ser el año más desafiante para los mercados de bonos en 45 años, y 2022 se perfila como posiblemente el peor desde 1931.

Dos años después de una de las peores pandemias, la economía global todavía lucha con los efectos persistentes del COVID-19, disminución del crecimiento económico y aumento de los precios. Específicamente, hablando de los Estados Unidos, el gobierno norteamericano ha estado en una lucha constante contra la inflación desde que la economía se recuperó después del cierre de industrias y la interrupción de las cadenas de suministro. Para frenar la inflación, la Reserva Federal ha aprovechado las herramientas a su disposición, principalmente las subidas de las tasas de interés y la amenaza de más. Más recientemente, la Fed aumentó las tasas de interés en 75 puntos básicos. Sin embargo, el efecto de traspaso en el mercado de bonos podría hacer que los precios de los bonos toquen fondo. Escenario para el cual el mismo mercado ya ha descontado este piso y nos encontramos con una compra de los instrumentos a más largo plazo.

Mientras la Fed mantiene su postura agresiva y el presidente del Banco Central, Jerome Powell, indica que seguirá aumentando las tasas de forma agresiva, los expertos de la industria y los inversionistas temen que pueda empujar a la economía estadounidense a una recesión más profunda y prolongada de lo que ya se espera.

La última vez que la Fed subió las tasas agresivamente para frenar la inflación fue a principios de la década de 1980 bajo el entonces presidente, Paul Volcker. Las subidas de tasas de Volcker hicieron que los préstamos y las tasas hipotecarias fueran tan caros que los certificados bancarios de depósito asegurados por la Corporación Federal de Seguros de Depósitos rendían un 18% en mayo de 1981, cerca del punto más alto de la severa recesión de 1981–1982.

Con respecto a la perspectiva actual, los funcionarios de la Fed han declarado que quieren seguir elevando las tasas de interés muy por encima del rango actual de 3.75% a 4%, pero no al mismo nivel que fueron los últimos incrementos de 75 puntos. Las probabilidades para un incremento de 50 puntos en el mes de diciembre se encuentran en 75.8%, según la herramienta FedWatch.

Algo más

El colapso de la plataforma para transacciones en cripto activos asombra a propios y extraños; sin embargo, es importante recordar la frase “la historia no se repite pero rima”. En las escasas dos décadas del siglo XXI Wall Street ha sido siempre el protagonista de grandes historias.

Empezando por el principio, ¿Qué es FTX?

FTX es un broker para transaccionar activos digitales, una plataforma donde las personas pueden comprar y vender activos como bitcoin, dogecoin y ether. Dichas plataformas aumentaron en popularidad en los últimos años a medida que más personas buscaban invertir en criptomonedas sin la molestia de lidiar con el aspecto técnico de tales transacciones, como el tener que configurar una billetera para cripto.

Fundada apenas en 2019, incrementó rápidamente su popularidad internacional a través de una serie de adquisiciones de renombre, estrategias de marketing agresivas y tarifas muy bajas para las operaciones. Las plataformas de la competencia incluyen Kraken, Coinbase y Gemini.

Incluso aquellos que no estaban familiarizados con la tecnología fueron atraídos a FTX con promesas como que podrían depositar su dinero y obtener rendimientos mucho más altos que en el sistema bancario tradicional.

Los principales fondos de Capital Privado también fueron atraídos al juego, invirtiendo casi $2 mil millones de dólares en la empresa.

Sam Bankman-Fried, el fundador de FTX de 30 años, se convirtió en el rostro de la compañía y fue reconocido por diversos medios como el futuro de las inversiones y, para algunos, de las criptomonedas en general. El patrocinio de celebridades y los principales patrocinios deportivos hicieron que FTX fuera difícil de pasar por alto.

No mucho después de que Bankman-Fried comenzara FTX, el precio de los activos digitales se elevó de manera acelerada. El bitcoin, que se había negociado en alrededor de $10,000 dólares, se disparó en 2021, alcanzando un máximo de más de $64,000 dólares. El dinero del capital de riesgo inundó todo lo relacionado con la cadena de bloques (blockchain) y las criptomonedas, y las plataformas de criptomonedas se movieron para atraer clientes más allá de los tecnólogos que alguna vez impulsaron su ascenso.

Después de este incremento, el bitcoin disminuyó cerca de los niveles pre pandemia y actualmente se cotiza cerca de los $16,000 dólares. Este cambio ha hecho que el volumen de operaciones en estas instituciones se desvanezca y ha obligado a empresas a cerrar o declararse en bancarrota. Caso contrario con FTX que siguió mostrando solidez en un mercado a la baja y comprando a sus competidores.

Pero las cosas comenzaron a cambiar a principios de este mes cuando se publicó el balance de una empresa de cripto inversión que también era propiedad de Bankman-Fried, Alameda Research.

Mostró que Alameda tenía una gran cantidad de una moneda digital creada por FTX llamada FTT. Y aunque ese FTT tenía un cierto valor de mercado, si el precio bajara, Alameda estaría en riesgo de insolvencia.

Posteriormente otras empresas que mantenían posiciones en FTT comenzaron a vender y el precio de la misma disminuyó de manera rápida afectando el balance de la empresa. Se tienen estimaciones que el balance tiene un descalce de más de $8 billones de dólares.

El 8 de noviembre, FTX dejó de permitir que los clientes hicieran retiros de dinero de la plataforma.

Poco después, los analistas de blockchain rastrearon el flujo de $400 millones de dólares en activos fuera de las cuentas de FTX, aunque no estaba claro por qué se habían movido esos fondos.

En una serie de mensajes de texto a Reuters, Bankman-Fried negó que los fondos se hayan canalizado furtivamente de una empresa a otra. Culpó de las transferencias a un problema interno de etiquetado incorrecto.

Actualmente FTX cuenta con John Ray como su nuevo CEO, quien ayudó a navegar a Enron a través de su proceso de quiebra corporativa a principios de la década de 2000.

Ray calificó la mala gestión y la opacidad financiera de FTX como “sin precedentes”.

“Nunca en mi carrera había visto una falla tan completa de los controles corporativos y una ausencia tan completa de información financiera confiable como ocurrió aquí”.

El pasado 11 de noviembre, Bankman-Fried dejó su cargo como director ejecutivo de FTX, y las empresas que supervisaba se declararon en bancarrota del Capítulo 11. The Wall Street Journal y Associated Press, han citado fuentes anónimas e informaron que FTX ahora enfrenta investigaciones por parte de la Comisión de Bolsa y Valores y el Departamento de Justicia.

Esperando como siempre que la información sea de su interés y que siempre antes de tomar una decisión cuenten con una buena asesoría.

Sebastián Vielma

--

--

Sebastian Vielma

Asesor Financiero y Co-Fundador de Dannum Capital, firma enfocada en la asesoría bursátil y patrimonial.